14 de abril de 2021

El futuro de Boris Johnson en manos de Europa

Boris Johnson se burló una vez de los eurócratas de Bruselas. No lo han olvidado.
Como reportero de un periódico hace décadas, hizo muchos enemigos allí con sus artículos incendiarios. Ahora, esos funcionarios pueden determinar su destino político.

Hace tres décadas, un joven y emprendedor corresponsal extranjero llamado Boris Johnson informó que la Comisión Europea planeaba volar Berlaymont, su enorme sede llena de amianto en Bruselas. “Los zapadores colocarán cargas explosivas en puntos clave”, escribió en The Daily Telegraph.

El miércoles, el Sr. Johnson, ahora primer ministro de Gran Bretaña, entró en Berlaymont, todavía en pie después de una costosa renovación, para cenar con la actual presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen. “Eres muy estricta, Ursula”, dijo cuando ella le ordenó ponerse una máscara después de posar para las cámaras.

Decir que el momento fue rico en simbolismo no empieza a captar la densa capa de metáforas: un periodista convertido en político, que se hizo un nombre ridiculizando y burlándose de la Unión Europea – a menudo torciendo la verdad en el proceso – volviendo a la escena de sus escapadas periodísticas juveniles, en busca de un acuerdo comercial con los burócratas europeos de los que una vez se burló.

La Sra. von der Leyen sirvió al Sr. Johnson sopa de calabaza con vieiras, rodaballo al vapor con puré de patatas y pavlova con frutas exóticas de postre. Pero ella lo mandó a seguir su camino sin un gran avance en las conversaciones comerciales y le hizo saber que la Unión Europea no iba a ceder.

Parecía haber entendido el mensaje: El jueves dijo que había una “fuerte posibilidad” de que Gran Bretaña dejara la Unión Europea sin un acuerdo comercial.

“Lo que se va se vuelve, ¿no es así?” dijo Sonia Purnell, que trabajó con el Sr. Johnson en la oficina de The Telegraph en Bruselas en la década de 1990 y más tarde escribió una biografía crítica de él. “La UE no va a renunciar a sus propias reglas. Es una tontería y una pérdida de tiempo para él esperar que haga lo contrario”.