19 de junio de 2021

Desestimada la última demanda para anular las elecciones presidenciales

Un juez federal de Texas ha desestimado una demanda interpuesta hace tiempo por el representante Louie Gohmert (republicano de Texas) para anular las elecciones presidenciales, alegando que ni el congresista ni sus aliados tienen capacidad legal para llevar adelante el caso.

El fallo del juez del viernes por la noche desecha lo que muchos expertos en leyes electorales consideraron una teoría descabellada para desafiar el mecanismo formal por el cual el presidente electo Joe Biden será afirmado como el ganador de la carrera por la presidencia.

El juez de distrito de EE.UU. Jeremy D. Kernodle emitió una orden desestimando el caso porque, según él, ni Gohmert ni sus compañeros demandantes tienen suficiente interés legal en el proceso para justificar la demanda. Kernodle fue nominado al tribunal federal por el Presidente Trump.

El fallo del juez se produce menos de 12 horas después de que los abogados de Gohmert presentaran los documentos judiciales en los que se argumentaba que el Vicepresidente Pence tiene mucho más poder del que el gobierno afirma para alterar el resultado de las elecciones presidenciales. Los abogados de Gohmert presentaron una notificación de apelación el viernes por la noche.

Kernodle escribió que los casos anteriores de la corte dejan claro que un miembro individual del Congreso no puede demandar por un daño supuestamente hecho a la legislatura más grande. Además, el juez encontró que la demanda de Gohmert es una serie de escenarios hipotéticos apilados uno encima del otro, socavando aún más cualquier autoridad para que la corte intervenga.

“Los demandantes presuponen lo que el Vicepresidente hará el 6 de enero, qué votos electorales contará o rechazará el Vicepresidente de los estados impugnados, si un Representante y un Senador se opondrán en virtud del artículo 15 de la Ley de recuento electoral, cómo votará cada miembro de la Cámara y el Senado sobre tales objeciones y cómo cada delegación estatal de la Cámara votaría potencialmente en virtud de la Duodécima Enmienda en ausencia de una mayoría de votos electorales”, escribió el juez. “Todo esto hace que la supuesta lesión del congresista Gohmert sea demasiado incierta para apoyar la candidatura”.

En respuesta a una petición del Departamento de Justicia para rechazar la demanda, el equipo legal de Gohmert acusó al gobierno de tratar de “esconderse detrás de argumentos de procedimiento”. Los abogados de Gohmert sostuvieron que los argumentos hechos por el Departamento de Justicia y el Congreso – que la demanda pone fin a procedimientos establecidos desde hace mucho tiempo y que Pence es un blanco inapropiado para la demanda – son infundados.

“Dicen que el Vicepresidente, el jefe de apertura de sobres glorificado, no tiene autoridad para presidir nada más o para decidir nada de fondo o incluso para contar los votos en esos sobres de peso. Él es sólo el abridor de sobres”, dice el expediente de Gohmert.

Gohmert afirmó que el vicepresidente tiene el poder de elegir efectivamente al próximo presidente durante el registro formal de los votos del colegio electoral por el Congreso el miércoles. Pence supervisa esa ceremonia y, como presidente del Senado, tiene el poder de declarar inválidos a los electores de Biden en un puñado de estados clave y en su lugar reconocer a los electores que apoyen a Trump, sostiene el expediente.

Pence “puede contar los votos de los electores certificados por el ejecutivo de un estado, o puede preferir una lista de electores debidamente cualificados”. Puede ignorar a todos los electores de un determinado estado. Ese es el poder que le otorga la Constitución”, dice el expediente.

Gohmert y varios republicanos de Arizona presentaron la demanda en Texas, argumentando que una ley de 1887 que rige la forma en que el Congreso certifica las elecciones presidenciales es inconstitucional. Argumentan que la Constitución otorga al vicepresidente la discreción de determinar qué electores de los estados son válidos para elegir al presidente.

Aunque los expertos están de acuerdo en que la ley del siglo XIX es vaga y confusa, nunca antes ha sido impugnada; ha sido aceptada por funcionarios de ambos partidos durante más de 130 años por establecer un proceso en el que los votantes eligen a los electores que eligen al presidente. El año pasado, 81 millones de votantes apoyaron a Biden, ganando 306 votos del colegio electoral a los 232 de Trump.

En una presentación del jueves por la noche, un abogado del Departamento de Justicia escribió en nombre de Pence que el caso es “una contradicción legal andante”, porque Gohmert ha demandado a Pence buscando darle más poder. Si Gohmert y sus aliados quieren hacer tal demanda, el Departamento de Justicia argumentó que deberían demandar al Congreso, no a Pence.

Los abogados de la Cámara de Representantes también pidieron al juez que rechazara la demanda de Gohmert, argumentando que ésta pedía “una desviación radical de nuestros procedimientos constitucionales y prácticas legislativas coherentes” y que “autorizaría al Vicepresidente a ignorar la voluntad de los votantes de la nación”.

Mientras que el desafío legal a la sesión conjunta de la próxima semana parecía perder fuerza, es probable que el drama político dentro del Partido Republicano se intensifique en los próximos días.

El Senador Ben Sasse (R-Neb.) llamó al esfuerzo de usar el proceso del congreso para revertir la victoria de Biden en el colegio electoral una “estratagema peligrosa”, subrayando el desafío que Trump enfrenta para persuadir incluso a los miembros de su propio partido a unirse a él.

Sasse escribió a sus electores que no hay pruebas de fraude electoral que altere los resultados y dijo que ha instado a sus colegas a rechazar “un proyecto para anular las elecciones”.

“Todos los argumentos inteligentes y la gimnasia retórica en el mundo no cambiarán el hecho de que este esfuerzo del 6 de enero está diseñado para privar del derecho de voto a millones de estadounidenses simplemente porque votaron por alguien de un partido diferente”, escribió Sasse en Facebook. “Deberíamos ser mejores que eso”.

Sasse ha estado mucho más dispuesto a criticar a Trump que la mayoría de sus colegas republicanos, pero aún así, su firme oposición destaca la casi segura inutilidad de los esfuerzos del presidente por mantenerse en el poder.

Al otro lado del GOP, el Senador Josh Hawley (Mo.) anunció que objetará la próxima semana cuando el Congreso se reúna para certificar el voto del colegio electoral, una medida que forzaría un polémico debate en el pleno que los principales republicanos del Senado esperaban evitar.

Trump ha sugerido repetida y falsamente que el hito ceremonial ofrece una última forma de revertir los resultados de las elecciones y está instando a los republicanos a unirse a tales esfuerzos.

Pero para tener éxito, Trump no sólo tendría que prevalecer en el Senado dirigido por los republicanos sino también en la Cámara, que está controlada por los demócratas.

Las objeciones vendrían durante una sesión conjunta del Congreso el miércoles. Según la Constitución, Pence leerá en voz alta los votos del colegio electoral emitidos en cada estado en diciembre.

Cualquier miembro de la Cámara, junto con un senador, puede objetar los votos del colegio electoral de un estado, lo que provocará dos horas de debate en cada cámara, seguidas de una votación sobre la impugnación.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (Ky.) y otros importantes republicanos han disuadido a los miembros de su grupo electoral de impugnar el voto del colegio electoral, admitiendo que la medida fracasaría pero que podría prolongar el proceso mediante un largo debate y obligar a los republicanos a realizar una votación incómoda.

Otros senadores republicanos han reconocido la victoria de Biden, y varios – incluyendo a la senadora Susan Collins (Maine), Patrick J. Toomey (Pa.) y Mitt Romney (Utah) – han dicho esta semana que planean oponerse a cualquier desafío al voto del colegio electoral.

Hawley, mientras tanto, quien se cree que está contemplando la posibilidad de presentarse a la presidencia en 2024 y está ansioso por conseguir el apoyo de la base de Trump, comenzó a citar sus planes en los llamamientos de recaudación de fondos para su comité de campaña el jueves.

Se espera que más republicanos se apunten a los desafíos en la Cámara, pero su número relativamente pequeño allí significa que el esfuerzo probablemente será poco más que una muestra de lealtad a Trump.

Siete republicanos de la Cámara de Pensilvania emitieron el jueves una declaración conjunta indicando que planean impugnar los resultados de su propio estado, culpando al gobernador demócrata, al secretario de estado y a un “pícaro Tribunal Supremo de Pensilvania” de que Biden ganara más votos.

No alegaron fraude sino que se quejaron de varios asuntos relacionados con la administración de las elecciones del estado. Ya se han litigado quejas similares en los tribunales estatales y federales de Pensilvania, y la legislatura dirigida por los republicanos se negó a interferir en los resultados certificados, que demostraban que Biden había derrotado a Trump por más de 81.000 votos en el estado.