26 de julio de 2021

Biden nombrará al general Lloyd Austin como secretario de defensa

El presidente electo Joe Biden planea nombrar al general retirado Lloyd Austin para ser secretario de defensa. Si se confirma, Austin sería el primer jefe del Pentágono de color.

Austin, de 67 años, ascendió a general de cuatro estrellas en el Ejército y se retiró en 2016 como jefe del Comando Central de EE.UU., función desde la cual supervisó las operaciones militares de EE.UU. en todo el Medio Oriente durante tres años. Su mandato allí incluyó el surgimiento del Estado Islámico, que comenzó a tomar ciudades en Irak en 2014, y la intervención militar dirigida por los EE.UU. para detenerlo.

Los primeros días de la campaña contra el Estado Islámico se caracterizaron por los ataques aéreos y la construcción por parte de los Estados Unidos de una coalición para hacer retroceder los logros del grupo militante. También incluyó vergüenzas, entre ellas un esfuerzo fallido de 500 millones de dólares para entrenar a los rebeldes sirios a luchar contra el Estado islámico.

Los tres funcionarios hablaron con la condición de mantener el anonimato para revelar una decisión que no se ha hecho pública. Un portavoz de la transición se negó a hacer comentarios. A principios del lunes, cuando Biden dejó el teatro Queen en Wilmington, donde se había reunido con los asesores de la transición, dijo a los periodistas que presentaría a su secretario de defensa el viernes.

La selección de Austin provocará un debate en el Congreso sobre si suficientes legisladores apoyarían una exención de una ley que ordena que cualquier miembro del servicio debe estar fuera del uniforme durante al menos siete años antes de ser elegible para servir como secretario de defensa. La ley está destinada a asegurar el control civil del ejército.

La administración Trump obtuvo una exención similar para el ex secretario de defensa Jim Mattis, un general retirado del Cuerpo de Marines, pero llegó en un momento en que muchos republicanos se habían retirado de la carrera por el puesto criticando abiertamente al presidente Trump cuando era candidato presidencial.

La biografía de Austin fue particularmente atractiva para Biden, según una persona familiarizada con la decisión que habló con la condición de anonimato para revelar las deliberaciones.

Biden ha tenido una relación personal con Austin e incluso asistió a la ceremonia de cambio de mando del general en 2010 cuando Austin tomó el mando en Irak. Biden, cuyo portafolio como vicepresidente incluía Irak, trabajó con él estrechamente durante la administración de Obama.

Austin supervisó no sólo las operaciones del Estado Islámico, sino también la retirada de las operaciones de EE.UU. en Irak – una empresa logística masiva que podría ser significativa mientras el país se esfuerza por distribuir una vacuna contra el coronavirus, según la persona que solicitó el anonimato para discutir las deliberaciones internas.

Biden también quedó impresionado por la carrera de Austin para romper barreras en el ejército, que abarcó unas cuatro décadas e incluyó ser el primer oficial negro en comandar una división y el primer oficial negro en supervisar un teatro de guerra.